jueves, 14 de febrero de 2013

Elongar o falsificar. Parecido razonable...

Hoy os presento algo curioso, realmente curioso, diría yo. Unos amigos (gracias desde aquí) me han enviado unas fotos que hicieron en el Police Museum - The Police Centre de Edinburgh (Escocia). A simple vista una vitrina con troqueles de monedas inglesas de principios del siglo XX y algunas de las monedas resultado de dichos troqueles (pinchar sobre las fotos para ver los detalles a tamaño mayor), y que estando en un museo policial es evidente que se trata de falsificaciones, pero lo curioso en este caso no es eso, si no el sistema casero utilizado para realizar esas convincentes monedas.
Se puede observar en el centro de la vitrina el mecanismo utilizado, del cual adjunto una fotografía con mas detalle algo más abajo. ¿Os recuerda algo?, ¿una máquina de monedas elongadas?. Basado en un sistema similar al de las máquinas que solemos ver en este blog, combinando laminado y troquelado, el resultado eran unas piezas que pasaban perfectamente por auténticas y que llevaron a su dueño a la cárcel en dos ocasiones.
En la descripción de esta vitrina indican lo siguiente: "FALSIFICACIÓN - Estas convincentes monedas son falsificaciones realizadas en una ceca casera por el consumado falsificador James Steele y su socio, Robert Ramsay. Steele era un experto ingeniero e inventor que construyo su propia 
máquina de troquelado y laminación para producir monedas falsas. Fue encarcelado durante tres años en 1938.
En 1962, a los 80 años y con poco dinero, Steele reanudó sus actividades. El ruido de este proceso de producción provocó que sus vecinos llamaran a la policía y fue encarcelado de nuevo durante dos años."
La verdad es que viendo el detalle de la máquina fabricada por Steele para su fraudulenta producción monetaria, hay que reconocer que se parece una barbaridad al mecanismo de las máquinas de elongar monedas, tanto que si estas fotos no fueran acompañadas de la anterior explicación daría por hecho que se trata de una máquina para tal fin.
Como se suele decir, la línea que separa el bien del mal es muy tenue en algunos casos y en el caso de este mecanismo que bien podía haberse creado para realizar inofensivos souvenirs, cruzaron esa tenue línea para caer en el lado oscuro...