jueves, 27 de abril de 2017

El Ecce Homo de Borja.

Seguro que todos conocemos la historia que se convirtió en fenómeno de internet. En el Santuario de la Misericordia de Borja, provincia de Zaragoza, existía una pintura mural de pequeño tamaño representando un Ecce Homo, obra del profesor Elías García Martínez.
En agosto de 2012, la restauradora local Cecilia Giménez Zueco,con buena intención, pero limitada formación técnica, deja la pintura en unas condiciones que tras ser difundida su fotografía por las redes sociales, se convierte en un fenómeno internacional, teniendo repercusión incluso en noticiarios de distantes partes del mundo.
Ha tardado, pero como era de esperar, en cuanto se ha instalado una máquina de monedas elongadas en Borja, el "Ecce Mono" ocupa uno de sus diseños, ya que actualmente es uno de los atractivos turísticos de la zona y ha puesto a Borja en el mapa, como nunca antes lo había estado. Los españoles somos así, capaces de darle fama mundial a un fracaso. Curiosamente, la imagen original del Ecce Homo no ocupa ninguno de los diseños.

Seguimos elongando.